5 mejores objetivos 50mm para Sony

¿Cuál es el mejor 50mm para sony fullframe? ¿Por qué comprar un 50mm? ¿Cuál es el mejor objetivo para Sony A7 o A9? ¿Qué objetivo necesito? ¿Óptica para retratos, social, bodas, viajes, etc…?

Cuando echamos un vistazo a las ópticas full-frame para e-mount, vemos la diversidad de marcas y precios que hay en el mercado, haciendo que, a veces, sea una decisión complicada. El consagrado 50mm es uno de los objetivos más comunes en el arsenal de la mayoría de fotógrafos, por su focal de «rango normal», es decir, similar a la visión humana; por su (normalmente) pequeño tamaño, por lo luminosos que son y por su relación calidad-precio.

Generalmente el uso del 50mm suele estar destinado a retratos, reportaje social, viajes, etc… pero es un objetivo realmente adaptable a la mayoría de situaciones, convirtiéndose en un must-to-have de todo fotógrafo.

En esta guía del comprarador, realizaremos un análisis rápido sobre los objetivos 50mm e-mount más vendidos, orientado principalmente al formato full-frame mirrorless, es decir, A7, A7s, A7II, A7sII, A7RII, A7III, A7RIII y A9, aunque también funcionarán en la gama 6XXX de Sony.

SONY FE 50mm f/1.8

El más económico de todos

La nitidez es bastante aceptable, aunque no es comparable a modelos de más presupuesto. Pierde algo de foco en los diafragmas más abiertos, sobre todo en los bordes de la imagen.

El viñeteado y las aberraciones cromáticas son notables en todo el recorrido de apertura del objetivo, aunque esto no es algo que tache al modelo más humilde de sony, ya que ambos problemas son fácilmente arreglables en softwares como Lightroom.

En cuanto al autoenfoque, hace ruido y es lento, pero no suele fallar en condiciones de iluminación aceptables. El enfoque manual no tiene el mejor tacto de todos, ya que es de anillo electrónico, pero puedes acostumbrarte con la práctica.

La construcción del objetivo no es como la versión plastiquera de Canon, la verdad, se vé rígido, compacto y ligero, con un peso de tan sólo 186 gramos, lo que lo convierten en una buena decisión como objetivo para viajes.

En resumen, un objetivo muy muy económico, ligero, luminoso y de calidad aceptable. Es una opción recomendable para iniciarse en la fotografía, para un nivel aficionado o para usarlo en viajes o escapadas donde no tengamos que estar preocupados del dineral que llevamos encima o del peso que tenemos que cargar.

Uso recomendado: Iniciación, aficionado, casual, viajes.

  • Tamaño
  • Peso
  • Precio
  • Iniciación

Samyang AF 50mm f/1.4

La opción intermedia

Samyang (o Rokinon) conocida como la marca barata del mercado, lanzó la gama AF con algunas de las focales fijas más típicas del mercado para e-mount, entre las que se incluye este 50mm con una apertura muy luminosa de 1.4

La marca coreana ha puesto mucho incapié en el sistema de autoenfoque, siendo algo más rápido pero igual de ruidoso que la versión de Sony, haciendo, en ocasiones, el mismo movimiento de «buscar el foco» en condiciones de poca luz. Es interesante que el enfoque tenga un sistema interno, por lo que no se moverá el anillo cuando lo utilicemos de manera automática.

La nitidez es bastante buena, sobre todo a partir de 2.8, y no encontramos aberraciones cromáticas ni un viñeteo excesivo que no pueda minimizarse en postproducción. Además, dispone de un sistema antireflejos que elimina la luz parásita.

La construcción es excelente. Dispone de un recubrimiento metálico muy sólido y con un tacto muy agradable y cómodo al utilizarlo. Las dimensiones y el peso están dentro de los límites de cualquier uso para este objetivo, y el diseño minimalista con un detalle del color de las bayonetas sony hacen que encaje muy bien en cualquiera de la gama A7.

En resumen, un objetivo muy luminoso, con un tacto y una construcción muy buena, con un autoenfoque rápido, bastante fiable pero ruidoso y una nitidez más que aceptable, excepto en sus aperturas máximas. Es recomendado para fotógrafos con un nivel algo más avanzado, que busquen ese toque extra de luminosidad pero sin priorizar excesivamente la nitidez.

Uso recomendado: Aficionado, necesidad de más luminosidad.

  • Apertura
  • Precio
  • Autoenfoque
  • Construcción

SIGMA ART 50mm f/1.4 DG HSM

La opción sorprendente

El lanzamiento de la gama ART de SIGMA fue sin duda un revuelo en el mercado de ópticas fotográficas. Con 11 objetivos intercambiables diferentes, esta nueva gama para Sony de formato completo ha marcado un antes y un después, como también lo ha sido este 50mm de apertura 1.4, un objetivo con un rendimiento que puede jugar en primera división.

La nitidez es excelente, incluso en las aperturas máximas. Las aberraciones cromáticas son mínimas, y el viñeteo es casi inexistente. Esto lo convierten en una óptica muy a tener en cuenta incluso en niveles profesionales, siendo comparable con otros objetivos de mayor presupuesto.

El autoenfoque es rápido y silencioso, dispone de un sistema ultrasónico que lo hace muy fiable incluso en condiciones de poca luz. Su diafragma de 9 palas hacen un bokeh muy bonito y suave, buscado por muchos fotógrafos de retrato.

La construcción es muy sólida y el recubrimiento está sellado. El anillo de enfoque es ancho y muy cómodo, informándonos de la distancia a la que se encuentra el foco.

Pero no todo iba a ser tan bonito, su única pega: su peso. Casi un kilo de objetivo, diez centímetros de longitud y 77mm de diámetro. Un tamaño que, desde luego, llama mucho la atención, sobre todo al tratarse de un 50mm fijo. Esto puede ser un inconveniente si queremos viajar con él o utilizarlo durante muchas horas seguidas. También es cierto que hay gente que prefiere objetivos de mayor tamaño, o que utiliza grips en la cámara y, por lo tanto, no le parece para tanto.

En resumen, un objetivo de nitidez y enfoque excelentes, con un comportamiento en condiciones de poca iluminación muy bueno y un bokeh muy agradable. Una construcción muy buena y un uso muy cómodo al tacto. Lo único malo es su peso, pero podría no ser inconveniente si no estamos todo el día cámara en mano, o si normalmente utilizamos trípode o monopie.

Uso recomendado: Avanzado.

  • Apertura
  • Nitidez
  • Autoenfoque

SONY ZEISS 55mm f/1.8 ZA

Óptica de alta gama

Nos encontramos ante la famosa marca alemana Carl Zeiss AG, líder del sector en la construcción de ópticas, y este 55mm de apertura f/1.8 es una prueba de ello. Hemos incluido este objetivo en la comparativa por la poca diferencia focal respecto al resto, y por su increíble construcción y calidad.

La nitidez de esta lente es increíble en todas sus aperturas y la existencia de aberraciones es prácticamente inapreciable. El viñeteo en su máxima luminosidad sí es mínimamente notorio, pero para nada preocupante.

El autoenfoque es rápido, totalmente silencioso y fiable. Funciona muy bien en modo seguimiento. Si hay un mínimo de condicion lumínica, no realiza las típicas «búsqueda de foco» lo que lo convierte también en un objetivo bastante útil en vídeo. Dispone del tratamiento T* que elimina reflejos y garantiza un contraste y colores de calidad.

Su construcción es inmejorable. Es completamente metálico, muy cómodo y con un anillo de enfoque suave del que te enamorarás desde la primera toma. El tamaño y peso está muy balanceado, encajando de manera armoniosa con cualquier modelo Sony A7 o con la A9 y haciendo que sea muy cómodo de utilizar y transportar.

En resumen, un objetivo de gama alta con un excelente equilibrio calidad-precio de la mano del prestigioso fabricante de ópticas Zeiss. Nitidez profesional, autoenfoque silencioso, compacto y muy cómodo de utilizar.

Uso recomendado: Avanzado, profesional.

  • Tamaño
  • Peso
  • Nitidez
  • Autoenfoque

    SONY ZEISS 50mm f/1.4 ZA

    Óptica profesional

    Aquí está la guinda del pastel de los objetivos de focal fija que la marca alemana Zeiss ha fabricado para las cámaras mirrorless de Sony.

    La nitidez de esta lente es básicamente inmejorable. Desde su apertura máxima que, ojo, es 1.4, la calidad óptica es abrumadura, las AC y el viñeteo son inexistentes. El contraste y los colores de la toma son realmente fieles gracias al recubrimiento T*, que elimina luces parásitas y destellos indeseados. Sus 11 palas en el diafragma crean un bokeh «de ensueño», muy suave y definido.

    Su construcción es impresionante. Con un tacto cómodo y un anillo de enfoque muy suave. Dispone de un aro de diafragma que puede ser activable o desactivable con un botón lateral, lo que lo convierte también en un objetivo profesional para grabación de vídeo mirrorless.

    El enfoque es rápido, totalmente silencioso e increíblemente fiable. Además, en autoenfoque en modo seguimiento realizará barridos suaves muy útiles en vídeo, sin búsqueda de foco.

    En resumen, probablemente el mejor 50 milímetros para formato completo del mercado. Nitidez y calidad óptica inmejorables, un enfoque bastante rápido y muy preciso, y la posibilidad de ser utilizado con controles versátiles en fotografía y grabación de vídeo.

    Uso recomendado: Profesional.

    • Nitidez
    • Construcción
    • Autoenfoque
    • Anillo de diafragma